Adultos y Líderes Bonsái, el Nuevo Reto

Adultos y Líderes Bonsái

Adultos y Líderes Bonsái, el Nuevo Reto

Sep 24, Negocios Yessica Rueda

Cuando somos pequeños, nuestro primer contacto con el mundo es a través de nuestra madre, en condiciones normales, brindándonos la protección y el cuidado para cubrir nuestras necesidades, luego en ocasiones se tiene un padre, que comienza a tomar un lugar en la vida del bebé meses después de nacer, a medida que pasa el tiempo ese bebé se transforma en adulto, y es el momento donde su padre o madre se puede transformar en su referente, persona odiada o ignorada.

Nos queda claro que un padre o madre debe apórtele a su hijo amor, principios, valores y educación. Así que hago una similitud con la construcción de un edificio, a los padres nos toca generar los cimientos, cuanto más sólidos sean, más alto se podrá construir.

Adultos y Líderes Bonsái

Sin embargo, los cimientos de un edificio no indican cómo será la obra final, es decir, si será un elemento arquitectónico hermoso, horrible o inútil.

Adultos y Líderes Bonsái

El padre o madre construye su relación con el hijo con cada acción y le irá dando forma a ese edificio. Existen padres que con la intención de evitar las frustraciones y el dolor que vienen junto con los errores no permiten a su hijo que haga algo, todo se lo resuelven.

Aún con toda la intención de protección mandando un mensaje erróneo:” papá o mamá lo hace todo por ti, porque eres inútil”. Cuando crece el hijo, lo más probable es que este mensaje se codificará de forma negativa, siendo ahora un adulto bonsái o con una visión descalificadora para su progenitor.

Existen otros padres que con la intención de “desarrollar al máximo el potencial de sus hijos” los presionan a niveles exagerados, y sólo generan el sentimiento de rencor en ellos, lamentablemente en algunos casos el rencor puede transformarse en odio o resentimiento.

También existen padres que acompañan a sus hijos en el crecimiento, permitiendo que el hijo cometa errores mientras cuidan que las consecuencias no sean destructivas, enseñándole al hijo conceptos vitales como resiliencia, frustración, tolerancia, liderazgo, que le permitirán recuperarse de sus fracasos y volverlo a intentar tantas veces sea necesario, hasta que lo logre.

Adultos y Líderes Bonsái

 Dejando como reto mayor hacia el padre o madre en generar objetivos desafiantes que además motive al hijo y le brinde las herramientas necesarias para que logre cumplir los objetivos. Este tipo de padres realmente son líderes que están enseñando al hijo a ser líder.

En las organizaciones no se trata de crianza, y es un poco más complejo, pero quiero hacer un paralelismo con el desarrollo en el líder.

Podemos encontrar un líder paternalista que busca hacerlo él todo, en vez de dejar que el quipo haga su trabajo, controlando cada detalle, queriendo que cada tarea se haga exactamente como el cree es correcto, sin escuchar propuestas.

El resultado es contar con un equipo con falta de compromiso y apatía hacía el líder y la organización, sin cumplir los objetivos a tiempo y con un estrés inadecuado, líderes bonsái bajo la sombra de su CEO.

También podemos encontrar otra clase de líder paternalista, que desafía a su equipo hasta el extremo de la falla para que “aprendan de la forma más hostil y difícil”. Exponiendo al equipo constantemente marcando los errores para poder mostrar su superioridad. Por su puesto el resultado del equipo también es negativo: generando resentimiento, pésimo clima laboral, pérdida de talento, mucha rotación.

También podría interesarte: ¿Por qué nos emociona la música? 

En el liderazgo empresarial siempre hay mucho que aprender, si tomamos el modelo de un buen padre podemos convertirnos en mentores de nuestros líderes, esto implica acompañarlos en su desarrollo y aportarles toda nuestra experiencia, permitiendo que generen su propio liderazgo, y permitiendo que se cometan errores si es necesario, cuidándolos para que no sean errores graves, dándoles las herramientas para remediar el error y se aprenda de dicho error.

 Empecemos a generar líderes y equipos de trabajo alto rendimiento, generando un clima laboral adecuado, con gente comprometida y responsable, disminuyendo la rotación de personal.

Adultos y Líderes Bonsái

Escribo este artículo basándome en mi propia experiencia. ¿Y a ti como te va con tu organización?

Leave a Reply